Gestión Energética

eficiencia energetica

Sistemas de Gestión Energética: ISO 50001

La norma internacional ISO 50001 especifica los requisitos para establecer, implementar, mantener y mejorar un sistema de gestión de la energía, con el propósito de permitir a una organización contar con un enfoque sistemático para alcanzar una mejora continua en su desempeño energético, incluyendo la eficiencia energética, el uso y el consumo de la energía.

Esta norma facilita a las organizaciones independientemente de su sector de actividad o su tamaño una herramienta que permite la mejora del desempeño energético, los costes financieros asociados y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Puesto que no obliga a cumplir requisitos absolutos de desempeño energético, más allá de los compromisos establecidos en la política energética de la organización y de su deber de cumplimiento con los requisitos legales aplicables, cualquier organización puede aplicar la norma para establecer una línea base y mejorarla a un ritmo adecuado a su contexto y capacidades, cumpliendo con el principio de mejora continua de los sistemas de gestión.

Beneficios

La implantación de la norma ISO 50001 reporta grandes beneficios para la organización, tanto de carácter económico como medioambiental.

Beneficios ambientales

  • Mejorar la eficiencia energética de los procesos y de las instalaciones.
  • Incrementar el uso de energías renovables o energías excedentes propias o de terceros.
  • Asegurar la conformidad de la empresa con su política energética y demostrar esta conformidad a otros.
  • Hacer un uso eficiente de las fuentes de energía disponibles, reduciendo el consumo de energía eléctrica y de otras fuentes.
  • Disminución de las emisiones de CO2 a la atmósfera, derivadas del consumo de energía.
  • Reducción de los impactos ambientales derivados del consumo de fuentes energéticas no renovables y altamente contaminantes.

Mejora de la imagen de la empresa

  • Demostrar frente a terceras partes la contribución de la empresa a la reducción de emisiones de CO2 y al desarrollo sostenible.
  • Aportar seguridad a la dirección, en relación al cumplimiento de la legislación de aplicación en materia energética.

Beneficios socioeconómicos

  • Reducción de costes asociados al consumo energético.
  • Mejora de los conocimientos y competencias en la eficiencia energética y la gestión de la energía en el personal de la organización.
  • Disminución del impacto sobre el cambio climático.

Esquema

En definitiva, la aplicación de este modelo de gestión energética permite hacer un uso más eficiente de las fuentes de energía disponibles, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y otros impactos ambientales, y además mejora la competitividad de la empresa.